Corto

Cómo cuidar la salud de los ojos de su hijo

Cómo cuidar la salud de los ojos de su hijo

Los niños aprenden a través de los ojos. Una vista saludable es esencial tanto para escribir, leer, mirar la pizarra o la computadora, como en el patio de recreo. Ayuda a los niños a distinguir clara y claramente los objetos cercanos o lejanos y a diferenciar entre letras similares, como "b" y "d".

Al mismo tiempo, una visión saludable permite a los niños recordar detalles sobre lo que han leído, para que puedan imaginar la historia completa en su propia mente. ¿Qué hacemos cuando nuestros pequeños comienzan a darse cuenta de que tienen problemas de visión?

Los síntomas de un problema oftalmológico no siempre son evidentes. Observe a su hijo cuidadosamente para ver si tiene alguno de los siguientes síntomas:

- Se frota mucho los ojos;

- Ojos o parpadeo muchas veces;

- Tiene dolores de cabeza debido a la mala vista;

- Incline la cabeza hacia un lado;

- Se tapa los ojos para poder ver mejor;

- Mantenga el libro muy cerca de la cara;

- Tiene problemas para recordar lo que leyó;

- Proporciona una atención a corto plazo.

Problemas que puedes detectar

La forma en que se ven los ojos de su hijo puede indicar que algo está mal. Aquí hay algunos cambios que deberían generar una alarma:

- Los ojos son saltones;

- Las protuberancias aparecen molestas;

- El niño tiene enrojecimiento en los ojos;

- Sus ojos huyen;

- El centro del ojo es gris o turbio;

- Tiene secreciones anormales de los ojos;

- El niño mueve sus ojos rápidamente (arriba y abajo o de lado a lado);

- Se rasga los ojos con frecuencia;

- Una de las pupilas aparece blanca en la foto tomada con una cámara flash;

- El niño se queja de que extraña sus ojos o siente una sensación de picazón.

La detección temprana es la clave

Los problemas oculares más comunes en los niños son visión borrosa (errores de refracción), estrabismo (estrabismo) y ojos vagos (ambliopía). Un examen ocular regular detectará estas condiciones de manera oportuna, antes de que el niño se dé cuenta de que algo está mal con sus ojos.

Si la condición del ojo no se trata, el cerebro del niño se sobrecargará. Esto puede conducir a problemas en el futuro, que pueden ser más difíciles de tratar.

¿Cuándo debe llevar a su hijo a un oftalmólogo?

Cualquier niño que haya alcanzado la edad de 3 años debe someterse a un examen oftalmológico completo, una vez al año o como máximo cada dos años. En algunas escuelas, los niños son evaluados para la visión, lo que puede indicar si los estudiantes tienen un problema ocular.

Según las estadísticas, solo el 40% de las condiciones oftalmológicas se detectan después de un examen de detección. Pero no establece el diagnóstico. Incluso los recién nacidos deben ser evaluados periódicamente desde un punto de vista oftalmológico.

Una vez que el niño tiene tres años, puede ser sometido a pruebas de alta precisión. Cuando lo lleve al oftalmólogo por primera vez, lleve consigo su juguete favorito o manténgalo en su regazo, para distraerlo del equipo médico en el consultorio del médico.

¿Cómo se realiza el examen?

Un examen ocular detallado puede tomar hasta 2 horas e involucra muchas pruebas. El médico le pedirá al niño que mire con una luz o un juguete, luego cubra al paciente pequeño con un ojo, para ver cómo se mueve el otro ojo y enfoca los objetos. Medirá la vista cercana y lejana con un instrumento especial y le pedirá al niño que lea las letras que puede ver claramente.

A los niños en edad preescolar que todavía no saben leer se les pedirá que identifiquen los formularios. Otra prueba, utilizada para detectar de manera eficiente la visión del color, consiste en encontrar números de puntos de colores. Con la ayuda de un dispositivo de lentes múltiples llamado foropter, su médico determinará la potencia de la lente que su hijo necesita para ver con claridad. El niño tendrá que mirar un diagrama a través del foropter, mientras que el médico cambia la lente del dispositivo y le pregunta si ve claramente o está borroso.

Este procedimiento se llama prueba de refracción. El médico también puede usar una herramienta ligera llamada retinoscopio para aprender más sobre cómo los ojos de su pequeño se enfocan en los objetos.

Problemas oculares, sacados a la luz

La iluminación del ojo con el oftalmoscopio, un instrumento similar a una linterna, le da al médico la oportunidad de ver las profundidades del globo ocular. Los niños mayores pueden recibir gotas de atropina para dilatar la pupila 30 minutos antes de la prueba.

Para evitar que se vean abrumados, dígales que las gotas también pueden causar visión borrosa por un corto período de tiempo. Otro instrumento iluminado utilizado por los oftalmólogos es un biomicroscopio o "lámpara de hendidura", que permite obtener una imagen tridimensional del ojo.

Cómo corregir la visión del niño.

Si el niño no ve bien, necesitará anteojos para corregir la visión. Si es muy pequeño, puedes comprarle un par de marcos elásticos. Los niños que practican un deporte en particular necesitarán anteojos especiales para proteger sus ojos en caso de accidente.

Elija marcos de material duro que no se rompa, como el policarbonato. Las lentes de contacto no están indicadas para niños menores de 10 años, ya que requieren un mantenimiento cuidadoso. Ninguna cirugía se recomienda para niños en crecimiento, excepto para aquellos nacidos con cataratas. Si su niño pequeño usa anteojos, hágalo revisar al menos una vez al año.

En el caso del diagnóstico del ojo vago, el médico le recetará parches o gotas para los ojos para desenfocar la vista y hacer que el cerebro trabaje el ojo vago. Los niños con estrabismo deben hacer ejercicios oculares y no solo usar anteojos. Corregir este defecto mediante cirugía puede tener beneficios estéticos, pero no mejorará su vista.

Primeros auxilios en caso de lesiones oculares.

Cualquier daño ocular debe tratarse de inmediato. No permita que el niño se frote el ojo herido, ya que puede rayar el globo ocular. Si algo le ha entrado en los ojos, levante el párpado superior y pídale que parpadee varias veces. Las lágrimas ayudarán a eliminar el cuerpo extraño. Luego lávese los ojos con agua limpia.

Si el objeto extraño permanece en tus ojos, ve a la sala de guardia más cercana. También se requiere atención médica de emergencia cuando el ojo del niño ha entrado en contacto con un químico o está sangrando.

Etiquetas Trastornos oculares niños